cerrar Actualice su navegador
El navegador que está usando en este momento se encuentra desfasado y no cumple los estándares actuales para páginas web. Si quiere disfrutar una versión actualizada de este y otros sitios web, recomendamos que lo actualice gratuitamente a través de uno de estos enlaces:
Internet Explorer 9 Mozilla Firefox Google Chrome

La avioneta donde murieron dos personas en Segovia voló desde Alemania

ACCIDENTE AÉREO | 29 de julio de 2011

Dos personas han fallecido esta noche al caer la avioneta en la que viajaban en las proximidades del aeródromo de Marugán (Segovia), en un accidente cuyas causas están siendo investigadas. EFE/Archivo

Segovia, 29 jul (EFE).- La avioneta donde fallecieron anoche dos personas en las proximidades del aeródromo de Marugán (Segovia) había volado desde Alemania y sus restos quedaron totalmente calcinados, a excepción del motor, que es lo único que se aprecia cerca de la pista.

Los restos, en un campo segado, poco antes de la cabecera de pista, están vigilados por algunos agentes de la Guardia Civil, acotados con cinta plástica, aunque prácticamente solo se conserva parte del motor y unos trozos de fibra de la carrocería de la avioneta, una FK Polaris biplaza.

Fuentes de la subdelegación del Gobierno han explicado a EFE de que la identidad de los fallecidos aún no se ha confirmado, ya que se están practicando las autopsia en el tanatorio de Segovia, aunque por testimonios de personas próximas, se trata del segoviano Alejandro Garvía Luciañez, de 29 años, y del alemán W.S., de 47.

El suceso se registró anoche en torno a las 21.30 horas, tras lo que una llamada alertó al Servicio de Emergencia 112 que, a su vez, avisó del siniestro a la Guardia Civil y los Servicios de Emergencia.

Los primeros datos que manejan los investigadores del suceso, cuyas causas aún se desconocen, abarcan que la avioneta había viajado desde Alemania, previsiblemente pilotada por uno de los dos hombres que resultó muerto y que habría recogido a Garvía en el aeródromo, del que es director, donde radica la empresa AirMarugán.

Se supone que tras una maniobra, que no se ha especificado, la aeronave comenzó a caer en picado y no pudo remontar, se estrelló contra el suelo y se originó a continuación un incendio en los alrededores, un campo ya segado, por lo que fue necesaria la intervención de los bomberos.

Los dos ocupantes del aparato fallecieron en el acto y el juez ordenó el levantamiento de los cadáveres pasadas las 0.30 horas de la madrugada.

Alejandro Garvía, instructor de vuelo y piloto Comercial, era jefe de campo del aeródromo de la compañía de su familia AirMarugan, dedicada a escuela de pilotos, venta de aviones de última generación y servicios de hangar, entre otros, a 28 kilómetros de la capital.

Precisamente para este fin de semana estaba anunciado un encuentro en el que se iba a combinar una feria de aeronáutica con expositores de empresas y organizaciones de aviación, así como un campeonato de acrobacia de aeromodelos.

La familia Garvía había regentado antes la firma Sport Aircraft que fabricó y comercializó en España los ultraligeros Tango.

El fallecido era hijo del concejal del ayuntamiento de Segovia José Antonio Garvía, del PP.

Debido al suceso, el grupo municipal del PP que encabeza Jesús Postigo ha suspendido una conferencia de prensa que tenía previsto celebrar hoy, en solidaridad con la familia del fallecido.

Sociedad