cerrar Actualice su navegador
El navegador que está usando en este momento se encuentra desfasado y no cumple los estándares actuales para páginas web. Si quiere disfrutar una versión actualizada de este y otros sitios web, recomendamos que lo actualice gratuitamente a través de uno de estos enlaces:
Internet Explorer 9 Mozilla Firefox Google Chrome
Vídeos del Día

La economía española, ante una semana decisiva para sus futuros presupuestos

ESPAÑA COYUNTURA | 25 de julio de 2016

Madrid, 25 jul (EFE).- La economía española afronta una semana decisiva en la que Bruselas dará a conocer la sanción por el desequilibrio fiscal de 2015 y una nueva senda de consolidación que determinará el diseño de los ajustes que deberían incluirse en el presupuesto de 2017.

Con la expectación de saber qué decisión adopta el colegio de comisarios y de si prosperan las negociaciones para un nuevo gobierno en España, el Ejecutivo en funciones pide un "acuerdo de mínimos" para poder aprobar las cuentas del año que viene y no perjudicar a pensionistas y funcionarios.

La semana macroeconómica, tras el lunes festivo en varias comunidades autónomas, se inicia mañana, martes 26, cuando el Ministerio de Hacienda publicará los datos de déficit del Estado hasta junio y de las comunidades autónomas hasta mayo.

Según los últimos datos, el desequilibrio entre ingresos y gastos estatales se elevó al 2,08 % hasta mayo, debido sobre todo a la pérdida de recaudación fiscal (por encima del 1,8 % que es objetivo anual), mientras que las comunidades redujeron el suyo hasta abril hasta el 0,23 % del PIB (por debajo del 0,7 % anual).

El miércoles el foco se traslada a Bruselas, donde la última reunión de la Comisión Europea (CE) antes del paréntesis estival decidirá la cuantía de la multa a España por sus esfuerzos insuficientes para reducir el déficit en 2015 (5 % del PIB), así como la senda de reducción del mismo que deberá asumir España hasta quedar por debajo del preceptivo 3 %.

Esta decisión será determinante a la hora de definir un techo de gasto y un presupuesto para 2017, asunto que debe abordarse con urgencia, según el Ejecutivo en funciones, motivo por el que el PP espera que se pueda formar gobierno lo antes posible.

Así, el Consejo de Ministros debería aprobar el 23 de septiembre el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para que sea presentado en el Congreso antes del 30 de ese mes.

Precisamente, en este proceso político, Ciudadanos ya ha recabado información sobre la situación de las finanzas públicas y fuentes de la formación naranja han confirmado a Efe que Albert Rivera estudia la actual situación de endeudamiento y de déficit.

En este sentido, el equipo económico del partido ve "clave" la decisión de Bruselas sobre el tipo de multa a España por exceso de déficit público en 2015 y las medidas a adoptar para ver "el ajuste que hay que hacer".

"Nosotros estamos dispuestos a hablar y a negociar", señalan fuentes del partido.

Fuentes de Moncloa explican en este sentido que "hay que tener el camino preparado, pero sólo se puede empezar a recorrer si hay investidura".

Por otra parte, el PSOE ha negado a Efe que existan contactos con el PP para abordar los temas presupuestarios.

Los partidos son conscientes de la necesidad de aprobar en septiembre unos nuevos Presupuestos para 2017 y no forzar la prórroga de los de 2016, ya que supondría la paralización en el gasto de las administraciones públicas y por lo tanto menores actuaciones tanto en el ámbito social como para el impulso de la economía.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, urgió el viernes pasado a no perjudicar a los pensionistas y a los funcionarios, ya que en caso de prórroga automática de las cuentas, la revalorización de las pensiones y las pagas a los funcionarios deberían ser aprobadas mediante un Real Decreto, al ser asuntos improrrogables.

Los presupuestos de 2016 fueron precisamente adelantados y presentados en agosto del año pasado como consecuencia de las primeras elecciones del 20 de diciembre y pudieron aprobarse el 20 de octubre definitivamente en el Congreso tras dos meses y medio de tramitación en las Cortes.

Para terminar la semana, previsiblemente el viernes se producirá la revisión del cuadro macroeconómico, para estimar cómo se comportarán los principales indicadores de la economía española tanto este año como los siguientes ejercicios.

En principio la intención del Ejecutivo es elevar tres décimas respecto a la última versión de abril, hasta el 3 %, el pronóstico de crecimiento del producto interior bruto en 2016.

Estos últimos días de julio se conocerán además los datos más recientes de empleo, PIB, deuda pública e IPC.